Inicio
Mapa de Sitio
Galería de Fotos
Galería de Videos
Intranet
Atrás
EJE TEMÁTICO 1: Estrategias de vida, cambios en la tenencia de la tierra y cambios demográficos en el mundo rural

Dos de los principales recursos con los que los agricultores organizan su vida y su producción han dramáticamente cambiado en los últimos años: la tierra (el stock, la propiedad, las formas de gestionarla) y el recurso humano (en tanto demografía y en tanto relaciones laborales).

Nuevas, enormes haciendas, que no se habían vuelto a ver desde 1969, han cambiado el paisaje rural, los equilibrios de poder del sector y hasta la valorización cultural de la tierra. La formación de grandes propiedades en la costa ha seguido básicamente dos procesos. Uno es eliminación de lo que fueron las cooperativas agrarias productoras de caña, reconvertidas a sociedades anónimas y reconcentradas a través de la compra masiva de acciones. El otro, más difundido (no restringido a los viejos valles cañeros) es la recuperación de los “eriazos” por el Estado y la incorporación de sistemas de riego tecnificado, sean mega proyectos estatales luego vendidos en grandes lotes, sean inversiones privadas. En la selva, la conversión de espacios forestales en proyectos de palma aceitera u otros productos tropicales nuevos (estevia, yacón, por ejemplo) y transforma también el paisaje rural. El área agrícola se ha incrementado, el agro es espacio de grandes inversiones y se ha consolidado la gran propiedad. Para la mayor parte de estas nuevas explotaciones, el destino de la producción es la agroindustria o la exportación hacia nichos de consumo de alto nivel. Todos estos cambios han generado profundas transformaciones en los mercados laborales que interesa explorar. ¿En qué medida el asalariamiento agrícola es una opción de vida para la población rural?

Pero el espacio donde nuevas actividades empresariales con alta concentración de la tierra más ha afectado directamente la producción, el stock de tierras disponibles y la vida de sus tradicionales ocupantes, es la sierra. Allí, sin embargo, no es la gran agricultura sino la gran minería la que concentra la propiedad. La explotación de hidrocarburos en la selva probablemente también disminuye el stock de recursos de la Amazonía.

Los cambios en la tenencia de la tierra sugieren algunas preguntas que las ponencias presentadas al SEPIA XV podrían abordar: ¿cómo estos procesos están modificando los patrones de uso de las tierras en comunidades campesinas o en comunidades nativas? ¿Qué efectos tienen las dinámicas de cambio de uso del suelo y cambios en los portafolios de cultivo sobre la seguridad alimentaria del país o sobre la sostenibilidad de la base de recursos naturales? ¿Qué implicancias tienen estas transformaciones sobre el uso del agua? Finalmente, qué efectos tienen estas transformaciones sobre el gobierno comunal y la gestión/regulación del territorio de la comunidad?

El recurso humano ha cambiado también. Tiende a cerrarse la brecha demográfica que se abrió hacia los años 50 debido a la disminución de la mortalidad por acción del Estado (salud pública, vacunaciones, saneamiento, etc.) en tanto se mantenía constante (o disminuyendo muy lentamente) la fecundidad, dependiente de decisiones personales y contextos culturales. Los diferenciales de esperanza de vida “urbano y rural” tienden a reducirse, así como los abismos de esperanza de vida que separaban regiones “ricas” y “pobres”. La fecundidad, en los últimos años, disminuye aceleradamente, primero en las ciudades y luego en el ámbito rural. La gráfica de población por edad en el Perú ya no es una pirámide. El crecimiento demográfico en las décadas de los 50, 60 y hasta 70 impulsó la masiva emigración del campo hacia las ciudades, transformando el patrón de poblamiento y creando nuevos vínculos entre campo y ciudad. Simultáneamente, la ampliación de la cobertura educativa y hasta superior, ha producido una nueva generación rural más educada que la anterior; el impulso estatal ha sido complementado por los propios esfuerzos de pobladores rurales por financiar los gastos de escolaridad. Algunas preguntas relevantes alrededor de esta temática son ¿Qué efectos ha tenido la reducción del tamaño del hogar en las estrategias familiares de los habitantes rurales? ¿Qué espacios existen para fomentar la participación de los jóvenes rurales en las transformaciones del mundo rural?

La reforma agraria y el desarrollo de grandes propiedades han transformado modos de vida en una sociedad rural que, en los espacios de mayor dinamismo tiende a urbanizarse. A pesar de la expulsión de población, ciudades rurales sustituyen, sobre todo en la costa y la selva, las aldeas dispersas. El crecimiento de servicios municipales y estatales ha colaborado con esta urbanización. Al ritmo de la urbanización, los servicios privados (agroindustria, proveedores, compradores, servicios financieros) se acercan a los productores, empezando a generar ambientes más competitivos. Las municipalidades, por otro lado, tienden a sustituir los antiguos servicios a la agricultura (asistencia, capacitación, promoción) que el desmantelamiento del Estado desarrollista abandonó. ¿Qué nuevos vínculos entre los espacios urbanos y el mundo rural se han desarrollado en las últimas décadas. ¿Cuál es la importancia de la ciudad más cercana respecto a ciudades mayores? ¿Cómo los nuevos servicios redefinen la noción de ciudanía?

Las grandes migraciones temporales de campesinos en tiempos de baja actividad agrícola pueden en algunas regiones sustituirse sea por la intensificación de tareas agrícolas por intensificación de uso de suelo, sea por la oferta de empleo cercana en los espacios recientemente urbanizados: los “golondrinos” que terminada la cosecha de algodón en Piura emigraban a contratarse en la cosecha de los valles de Ica, ya no son parte del paisaje rural.

Nuevas opciones (económicas, sociales, políticas), y nuevas decisiones enfrentan las familias rurales y entre ellas, la transición generacional es una de las más importantes. ¿En qué medida viene ocurriendo un envejecimiento del campo? ¿En qué medida los programas de transferencias como Pensión 65 generan incentivos a la transmisión intergeneracional de la tierra? Y ¿qué estrategias de transferencia de propiedad se producen? ¿Se incremente el minifundio por herencia?

Cambios en la propiedad de la tierra tanto como cambios demográficos han transformado los modos de vida rurales en el Perú, con diferencias según las regiones. SEPIA XV convoca precisamente a reconocer y analizar estos cambios y sus efectos en las formas de producir y de generar ingresos. Análisis micro tanto como análisis comparativos de diferentes dinámicas regionales pueden permitir conocer una nueva imagen del Perú rural. El uso de la información de las encuestas de hogares así cómo los resultados preliminares del Censo Agropecuario que debieran estar disponibles hacia fines del 2012 puedan complementar nuestro entendimiento de los efectos de estos cambios. 
 

Jr. María Parado de Bellido 150, Urb. San Felipe, Magdalena del Mar, Lima 17, Perú | Telefax: (0051) (1) 261-2728.
Email: sepia@sepia.org.pe | © Copyright, 2010. SEPIA